Así dijo “Tía Nosh”

Así dijo “Tía Nosh”

497

Ya nos dejó sin sus santos cuidados la “Tía Nosh”, no hace mucho que se fue al otro mundo. Pero quienes la conocieron y disfrutaron de su inigualable personalidad nunca la podrán olvidar. Todavía existe su herencia, el pequeño comedor que ha estado instalado a orillas de la carretera, cuando venís de la capital hacia Huehue, antes de llegar a Malacatancito. Los que han pasado, se van a ubicar de inmediato, los que no… hay que pasar para conocer un poco más de las cosas genuinas que hay en Huehuetenango. Aunque a la tía nosh ya no la vas a poder conocer. Tal ves los que se quedaron te platican de ella.

La “Tía Nosh” se dedicó a atender a cuanto viajero se aproximo a su negocito, para degustar de un caliente cafecito o plato de comida huehueteca. Lo tradicional, ya sabés. Carnitas, chorizo, huevos revueltos, etc. Pero todos saben que parte de la visita tenía que ver con poder sentarse no solo a apaciguar el hambre, sino sentirse adentro de una atmósfera semi mágica rural de nuestra Guatemala. De todos los que por ahí estuvieron, empezaron a surgir los relatos acerca de sus expresiones. Un par de ella y mas conocidas son:

 “A vos es al que voy a sacar porque el chucho vive aquí desde mucho antes que vos vinieras!” – Cuando alguien le pidió que sacara al chucho que estaba dentro del comedor.- Y otra que decía: “Así como San Ignacio, con media nalga en el espacio” – Refiriéndose a cuando es necesario quedarse sentado sin tener un lugar completo, como puede pasar en los comedores a falta de bancas o en las camionetas parrilleras.