Lo que ahora vás a encontrar es la descripción de como llegar a un lugar inesperado: Las Cataratas de Pepajau! Es como para que te preparas para un viaje mental de unas cuatro horas, y un sueño de días. Para que te dés cuenta que el Huehue desconocido es más grande y mágico de lo que uno a veces puede imaginarse.

Las Cataratas de Pepajau están en el municipio de San Juan Ixcoy, al norte de Huehuetenango. Tomás la carretera para Barillas, saliendo por Chiantla, pasás por el Mirador; y al llegar a la aldea de Agua Alegre continuás recto, no cruzás a la izquierda -para Todos Santos- y seguís. El otro punto de referencia que te vas a encontrar son las Piedras de Cap Tzín. A todo esto, llevarás más o menos una hora con quince minutos, a velocidad estándar (40 Km/h en auto). Unos cinco minutos después de pasar Cap Tzín, vas a ver a mano derecha, del otro lado del tremendo precipicio, que tendrá unos 1500 metros, una catarata. Esas son! Hacia allá vás. Se ven en invierno al menos tres vertederos y son lo suficientemente grandes como para ser observables. Este es otro punto de referencia. Al fondo del precipicio vas a encontrar el río Cap Tzín, que nace hasta la base de las piedras.

 El siguiente es el cruce de caminos que está en la comunidad llamada Tocal. Lo vas a encontrar a unos 10 minutos después de Cap Tzín. Queda exactamente en una vuelta hacia la izquierda que es el camino que te lleva a San Juan Ixcoy. Te apartás a la derecha, aunque en realidad es como seguir recto. Por cierto que en ese tramo del camino entre Cap Tzín y el desvío de Tocal, si no está nublado vas a ver del lado izquierdo la cabecera de San Juan Ixcoy.

Bueno, ya vas sobre el camino, el cual esta un poco maltratado. Te digo que ya vas a unos 20 Km/h. Vas a manejar unos quince minutos aproximadamente y vas a llegar a una comunidad llamada Jolomhuitz. Hay un rótulo y no creo que haya mucho pierde. Hay una bifurcación en el camino. El de la izquierda te lleva a otra comunidad llamada San Francisco Las Flores. Te desvías a la derecha, Este camino te lleva a la Aldea de Quisil. El camino se pone peor pero no para mortificarte. Mas de la mitad de este camino, que te llevará solo otros quince minutos, es bajada. Lo que realmente estás haciendo es buscando la vega del Río Cap Tzín y posteriormente Quisil.

Para que te dé cuenta que el Huehue desconocido es más grande y mágico de lo que uno a veces puede imaginarse.

Al terminar la bajada, vas a encontrar varias casas a la orilla del camino y del lado izquierdo, una en particular que es la Tienda San Lucas, en la comunidad del mismo nombre. Podes dejar el carro recomendado. Y otra cosa interesante, encontramos un carro sedán, o sea que eventualmente podés llegar en un carro sencillo. Cabal enfrente de la tienda, pasa un arroyo que tenés que atravesar por un puente de madera y de aquí en adelante te toca hacer dos horas de caminata.

Al nada más pasar por el primer puente -y aquí poné atención porque los puentes son puntos de referencia- están varias casas de la comunidad de San Lucas. Diremos comunidad, a saber si son aldeas o caseríos. El camino te lleva. Durante un buen trecho vas a tener el río Quisil del lado izquierdo, que pasa enfrente de San Lucas. Y te vas. Lo bueno es que al menos vas a caminar una hora sobre la vega del río la cual es bastante plana. Esto te dará chance de calentar para la próxima hora, que será más escabrosa.

Caminarés a un paso “regular” unos 45 minutos y vas a llegar al segundo puente, en donde confluyen dos ríos. El de la derecha es el río Cap Tzín, que ya te expliqué e donde viene; el de la izquierda es el río Jolotes, que viene de la catarata. En este puente, del otro lado del río, está la tienda. Ahora te toca avanzar unos diez minutos teniendo el río del lado derecho hasta alcanzar el tercer puente. De aquí en adelante ya vas por tus pistolas porque difícilmente vas a encontrar gente. Se escasea!

Pepajau
Cataratas de Pepajau San Juan Ixcoy Huehuetenango

En el tercer puente te vuelve a quedar el río del lado izquierdo y buzo! por esta razón: las subidas empiezan ya unos 15 o 30 minutos adelante, dependiendo como caminas, vas a tener un desvío a la izquierda. Aquí, nos perdimos, no mucho, pero con suerte encontramos a unos paisanos que nos rebuscaron. En realidad la gente literalmente escasea. No sabríamos como decirte exactamente el punto. Lo único es que “pilas” con la separación de caminos; que tenés que llegar a un río que es el Jolotes y tenés que atravesar el cuarto puente, todo en un período después del tercer puente que no puede pasar los 45 minutos. Si no pasa, de plano que te perdiste.

Como la eventualidad es que te perdás, total, atravesás el cuarto puente. Al nomás pasar tenés un treponcito medio duro. Es bueno saberlo. Andas por buen camino. A estas alturas del partido ya vás a empezar a ver la catarata. Volvés a tener el río Jolotes al lado derecho. Estos ríos son para gozárselos. Son ríos de montaña alta, rápidos aguas blancas, llenos de piedras, cipreses y pinos. Nítidos! Ya que por aquí te vás faldeando la montaña, con las cataratas al frente y hasta llegar al quinto y último puente.

Y nuevamente buzo man! te toca la última subida que de veras por corta que sea te saca en esencia el alma. Lo bueno es que al terminarla llegás a la comunidad de Pepajau, que serán unas 4 o 5 casas y ya estás a un kilómetro de las cataratas. Aquí definitivamente no has pierde. Ya las tenés enfrente.

Ya estás en las Cataratas de Pepajau. Cómodamente unas dos horas después de haber dejado el carro, o más dependiendo de tu condición física. Buena oportunidad para auto evaluarte.

Básicamente, tenés una caída de unos 259 metros de altura, desde su nacimiento, que en su primer descanso crea una laguneta simplemente maravillosa. Con una cantidad de pequeños arcoiris que se forman por la brisa del agua al caer sobre las piedras. Cipreses que están a la orilla de la laguneta y el sonido rítmico de las cataratas. Como ha ocurrido tantas veces, no crees que estás en Huehue. Tenés la opción de acampar o solamente almorzar, conocer, explorar y regresar.


Nosotros la Gente de Huehue Publicado originalmente en 1997

Artículos similares

693